Close

44.1 MÁS INFORMACIÓN - ¡HA VUELTO AQUAZOL!

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Calle Monturiol, 9, 28906 Getafe, Madrid

44.1 MÁS INFORMACIÓN - ¡HA VUELTO AQUAZOL!

44.1 MÁS INFORMACIÓN - ¡HA VUELTO AQUAZOL! No hay productos en esta categoría

¡Ha vuelto Aquazol! 

Es sabido que el sector de la restauración es un nicho de mercado insignificante para todos los fabricantes de polímeros. Desde hace unos meses, por problemas de distribución, Aquazol 200 se daba por muerto, con gran decepción de todos los que lo habían utilizado obteniendo buenos resultados, y se temía que también el tipo 500 iba a correr la misma suerte. 
Ahora CTS ha logrado reactivar el suministro de ambos tipos y, aprovechando esta buena noticia, desea destacar un artículo recientemente publicado en Progetto Restauro de la editorial Il Prato, presentando un breve resumen del mismo.
En el artículo se analiza la práctica de la protección con compresas de Aquazol: este procedimiento especial, así como la protección con ciclododecano, fue objeto de 4 encuentros teórico-prácticos celebrados a lo largo de 2016 en Como, Milán y Florencia, con el título “La protección: ¿cómo hacerla?”, en los que participaron casi 80 profesionales del sector.

En su artículo los autores abordan la práctica de la protección de las pinturas sobre lienzo, con algunas reflexiones acerca de “cuándo” es oportuna y sobre todo “cómo” realizarla, pensando siempre en reducir al mínimo el tratamiento.
Se ha analizado especialmente un caso: la necesidad de sanear el reverso del soporte para eliminar reentelados o viejos materiales de consolidación inadecuados y/o alterados. 
En estas circunstancias el método utilizado para retirar los materiales no debe perjudicar la adhesión de la protección del anverso. Este resultado se puede lograr utilizando materiales insolubles en sus respectivos disolventes, por tanto, de polaridad opuesta. 
Según esta lógica, los adhesivos para el empapelado deben cumplir un doble requisito:
- garantizar un poder adhesivo adecuado a nivel de superficie pictórica;
- no penetrar en los sustratos, para no contaminar aún más la morfología de la pintura y no obstaculizar la eliminación de los materiales que se desea retirar del reverso.
Tras examinar la opción del ciclododecano para la eliminación de materiales hidrosolubles con gel de agar, los autores han estudiado el caso de una pintura tratada con adhesivos/consolidantes a base de cera o que contienen parafina (como Beva), o bien de polaridad medio-baja (como Plexisol P550), para cuya eliminación es necesario utilizar disolventes orgánicos de baja polaridad.
Puesto que “semejante disuelve a semejante” y siendo el ciclododecano una parafina, la difusión capilar del disolvente apolar en los sustratos terminaría por deshacerlo, provocando inevitablemente el desprendimiento de la protección en el anverso. 
Por consiguiente, siempre hay que respetar el principio de polaridad opuesta entre los materiales a retirar del reverso del soporte y los materiales de protección temporal que se apliquen en el anverso.
Es entonces necesario utilizar unos adhesivos de tipo polar: entre las opciones actualmente disponibles destaca Aquazol 500, soluble en agua y en un amplio rango de disolventes orgánicos polares (alcoholes y cetonas). Por su peso molecular, no debería penetrar en las películas al óleo, excepto en las grietas de los cuarteados. 

Para minimizar también el problema de la penetración de Aquazol 500 en los sustratos a través de las grietas del color, el método utilizado excluye totalmente la aplicación directa, como es habitual en la protección tradicional con gelatina animal, ya que el adhesivo se extiende sobre tisú (papel japonés bolloré, de 22 g/m2), creando unas auténticas compresas de protección.  
Para evitar que la elevada polaridad de Aquazol en el medio acuoso pueda tener efectos secundarios sobre la película pictórica, basta con mantener bajo control el pH y la concentración iónica, paralelamente a los valores característicos de las superficies en las que se vaya a utilizar.
La aplicación de las compresas de protección se ha realizado colocando cada una con el lado adhesivo hacia arriba sobre una película de Melinex ligeramente sobredimensionada: la película de Aquazol 500 se reactiva con una ligera micro-nebulización de la solución tampón con acetato de pH 5,6. Al humedecerse, Aquazol 500 se vuelve inmediatamente adhesivo. Cada papel tisú se coloca sobre la superficie pictórica sujetándolo con Melinex, exactamente como si fuera un “parche”. La compresa se extiende sobre el color con ligeras presiones superficiales, tamponando la película de Melinex con una pequeña esponja de látex. Una vez obtenida una adhesión satisfactoria del tisú, se retira la película de Melinex. La adhesión de la compresa de protección se estabiliza con la esponja de látex solo donde las capas pictóricas tienen un relieve de materia más acentuado. Esta secuencia de operaciones debe repetirse para la aplicación de cada compresa, hasta cubrir totalmente la superficie a proteger. Al colocar las compresas, hay que tener cuidado de ajustarlas una al lado de otra solapándolas mínimamente como se suele hacer normalmente para lograr una buena protección. Una vez completamente secas las compresas con Aquazol 500, se obtiene una notable estabilidad de adhesión de la protección temporal del color y se puede limpiar el reverso del soporte.
La tela de forración se retira hinchando el material adhesivo con ciclohexano y desprendiéndolo progresivamente. Al mismo tiempo, en el anverso de la pintura, se mantiene bajo control la adhesión de la protección. Al finalizar esta fase, cuando en el reverso se observa una película de