Close

47.1 MÁS INFORMACIÓN - IONEX Y FRA ANGÉLICO

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Calle Monturiol, 9, 28906 Getafe, Madrid

47.1 MÁS INFORMACIÓN - IONEX Y FRA ANGÉLICO

47.1 MÁS INFORMACIÓN - IONEX Y FRA ANGÉLICO No hay productos en esta categoría

Ionex y Fra Angélico   

Las resinas de intercambio iónico se llevan utilizando, preferiblemente sobre las pinturas murales, desde su creación con ocasión de la restauración de la Capilla Brancacci de la iglesia del Carmen en Florencia. Entonces los restauradores del Opificio delle Pietre Dure, y especialmente D. Sabino Giovannoni, crearon las así llamadas “resinas desulfatantes”, que les permitieron eliminar de forma controlada la sulfatación de los frescos de Masaccio.
Este ámbito de aplicación se extendió posteriormente a otros sectores, como el de los materiales cerámicos, como ya mencionamos en el Boletín CTS 16.1 de 2008,  en el cual describimos un estudio sobre la eliminación de concreciones de carbonato de calcio de cerámicas arqueológicas medievales delicadas. Como es sabido las resinas de intercambio iónico se dividen en aniónicas y catiónicas. Las primeras se ligan a los aniones, preferiblemente sulfatos, y liberan OH-, las segundas, en cambio, retienen los cationes, come Ca2+ y Mg2+, liberando hidrogeniones H+.  
   Se pueden resumir las dos reacciones:   
                                     [Resina -NH3+ OH-]   +  A-           [Resina -NH3+  A-]  +    OH-   
                                     [Resina -SO3-  H+]   +  M+           [Resina -SO3-  M+]  +    H+   

Por Resina se entiende un copolímero estireno/DVB (divinilbenceno), en cuya estructura se introducen los verdaderos grupos intercambiadores, -SO3- y –NH3+, mientras que A- y M+ representan unos aniones y cationes genéricos. Las resinas de intercambio iónico, en forma de polvo, se amasan con agua desmineralizada y se aplican como compresas en las superficies desde las cuales queremos quitar las pátinas carbonatadas (las catiónicas), o sulfatadas (las aniónicas). Analizando estudios anteriores se pueden detectar las condiciones operativas óptimas, que resumimos en la tabla a continuación:   
      ➨ Temperatura: La temperatura óptima es de 30°C, y con temperaturas muy bajas, cercanas a 0°C, la reacción procede con extrema lentitud.     
      ➨ Tiempo de Contacto: Puede ir de pocos minutos, para la eliminación de veladuras finas en materiales sensibles, hasta 24 horas si el material con el que trabajamos no sufre por la acción de las resinas; con tiempos superiores los resultados siguen sin variar. 
      ➨ Humedad: HR = 100%. La compresa pierde eficacia al secarse, así que en los climas cálidos es aconsejable añadir sepiolita. Sin embargo, un exceso de sepiolita puede reducir la eficacia de intercambio. Otro truco para mantener húmeda la compresa consiste en extender sobre la capa de resina de intercambio una segunda capa de Arbocel y agua destilada, o bien una película de polietileno o de aluminio.  

Leyendas metropolitanas: ¡las resinas de intercambio son muy caras!
 Hay que recordar que las resinas de intercambio actúan especialmente con la primera capa en contacto con la obra, es decir en un grosor de un centenar de micras. El grosor remanente de la capa de resina actúa sólo como soporte pa